Conceptos que se deben manejar en la discusión sobre una nueva Carta Magna

El Presidente Sebastián Piñera anunció el martes 12 de noviembre los tres acuerdos fundamentales para salir de la crisis social del país. Uno de ellos tiene que ver con la demanda más escuchada en las calles: Una nueva Constitución.
Inicialmente, el ministro Gonzalo Blumel anunció que esta se haría a través de un Congreso Constituyente. Esto generó el rechazo de la oposición y de los manifestantes que exigen específicamente una Asamblea Constituyente.
Además, en su anuncio del martes, Piñera mencionó que esta nueva Constitución debía tener una “clara y efectiva participación ciudadana”, además de un plebiscito ratificador.

Lo que dice la Constitución
En la Constitución actual de Chile se establece un mecanismo de Reforma Constitucional a través de un Congreso Constituyente. Este está contenido en el capítulo XV, por lo que para poder realizar una Asamblea Constituyente o una Convención Constitucional es necesario primero reformar la actual Constitución.
Para entender esto mucho mejor, te explicamos en qué consisten cada una de las opciones para una nueva Constitución.
Congreso Constituyente
Es la opción que establece el capítulo XV de la carta fundamental actual. Para ello, se parte con un mensaje del Presidente o una moción de cualquier miembro del Congreso. Estos últimos deben juntar las firmas de máximo diez diputados y mínimo cinco senadores. Para ser aprobado, el proyecto debe ser votado a favor por tres quintos de los diputados y senadores en ejercicio.
Sin embargo, si la reforma recayera en los artículos I (Bases de la Institucionalidad), III (Derechos y Deberes Constitucionales), VIII (Tribunal Constitucional), XI (Fuerzas Armadas de Orden y Seguridad Pública), XII (Consejo de Seguridad Nacional) o XV (Reforma Constitucional), se necesitarán dos tercios de los diputados y senadores.
Luego de eso, si es aprobada la reforma, esta pasa al Presidente que deberá ratificarla a través de un plebiscito. Sin embargo, si lo rechaza, pasa nuevamente al Congreso que podrá insistir si logra la mayoría nuevamente. Así hay una serie de instancias si es que el presidente tiene observaciones, hasta que finalmente se vote.
Convención Constitucional
Para poder realizar una Convención Constitucional es necesario, primero, reformar la Constitución actual. Es decir, hacer la opción anterior primero. De esta forma se puede modificar la Constitución anterior en el capítulo XV de Reforma Constitucional para agregar una nueva modalidad de reforma. En este caso sería agregar la Convención Constitucional y sus procesos, y esperar todo el procedimiento anterior.
De poder realizarse una Convención Constitucional, esta se trataría de un grupo de miembros del Congreso y de personas electas específicamente para diseñar una nueva Constitución. Al finalizar la elección de representantes, estos escribirán la nueva Carta Magna. Posteriormente esta debería ser ratificada por un plebiscito.
Asamblea Constituyente
Sucede lo mismo que en el caso anterior: es necesaria una reforma a la actual Constitución para actuar dentro de los márgenes de la institucionalidad. De lograrse una Asamblea Constituyente, esta estaría solamente integrada por personas electas específicamente para esto. Se excluye cualquier clase de parlamentario ya que es un problema que elijan las reglas que posteriormente los rigen a ellos, como su sueldo.
Esta última es la opción que más piden políticos de la oposición y manifestantes, y al mismo tiempo es la más compleja de realizar. De existir las voluntades desde el gobierno, sería necesario comenzar ya a escribir márgenes institucionales para esta modalidad que establezcan quiénes pueden postularse a la asamblea, cómo diseñarán la Constitución, al igual que todos los plazos y quórums que una Constitución requiere.

About The Author

Related posts

WhatsApp chat