CQC trae de vuelta a cuatro de sus noteros.

No puede existir un mejor escenario para el regreso de Caiga quien caiga que unas elecciones presidenciales. Por eso, el programa que Mega transmitió durante nueve años, hasta 2011, vuelve el próximo lunes 20, pero esta vez por Chilevisión.

Gonzalo Feito, Sebastián Eyzaguirre y Jean Philippe Cretton han sido los mayores promotores de este retorno. Sobre todo Cretton, que oficialmente es rostro del canal de Turner desde febrero pasado.

Pero hay más. Junto a ellos estarán también Fernando Lasalvia, Italo Franzani, Pablo Araujo y Pamela Le Roy, cumpliendo el rol de noteros.

El más antiguo de ese grupo es Franzani, porque antes de vestirse de negro y aparecer en pantalla, era productor del espacio. “Está de moda decir esta palabra, así que la voy a usar. Ha sido orgánico todo este regreso. Hay tanto material en estas elecciones, que sabemos que la gente nos va a agradecer volver”, asegura Franzani.

Lasalvia, en tanto, confiesa que estaba esperando un regreso así, ciento por ciento ligado a la política. “Hubo un momento en que el programa se puso medio farandulero y muy pegado al espectáculo, y por eso mismo no recuerdo tanto ese periodo. El CQC político es el que más gusta”, dice.

Y Araujo, en tanto, afirma que “con el contacto que hemos tenido hasta ahora con la gente, vemos que nos extrañaban. Si están los políticos y el periodo presidencial, solo faltaba el humor punzante de CQC. Estamos acá, tomando la batuta”.

Ninguno de los tres se aventura a decir si falta alguien en este regreso, ni tampoco hablan de posibles resultados de audiencia. Sin embargo, coinciden en la idea de que hay muchos “viudos” de CQC.

“Según el termómetro ambiental que me ha tocado ver las veces que salimos a la calle a grabar, la gente nos quería de vuelta. No soy pitoniso para saber cómo nos irá, pero creo que muchos nos extrañaban”, declara Lasalvia, quien también se refiere a volver a través de CHV: “En ese tiempo, hubo censura en Mega, y sabemos que Chilevisión está en la parada de no censurarnos nada. Este es un programa muy censurable, pero esa es su esencia”.

La apuesta de Franzani es llegar a los fanáticos de siempre, pero también a las nuevas audiencias. “El nuevo público ya conoce CQC por los videos que hay en internet, y porque son un clásico. No sé qué pasará, pero acá estamos todos preocupados de hacer bien la pega”, dice.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *