Gestora del Acuerdo de París entregó su visión sobre la situación ambiental de Chile

No debería ser una sorpresa para nadie que el planeta se está calentando rápidamente a causa de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) emitidos por el hombre. Uno de los grandes hitos en este aspecto es el Acuerdo de París, realizado en el marco de la COP21 (2015), con la participación de más de 150 mandatarios del mundo, el cual representa una respuesta real y vinculante a esta difícil situación mundial.

Christiana Figueres, ex Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), fue justamente una de las principales gestoras del Acuerdo de París, donde tanto los países desarrollados como en desarrollo se unieron para frenar de manera conjunta el Cambio Climático y trabajar estratégicamente en un desarrollo económico con cero emisiones de CO2 para la segunda mitad del siglo.

En el marco de su visita a Chile, la diplomática costarricense se reunió con el Directorio del gremio representante de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en el país, la Asociación Chilena de Energías Renovables – ACERA Ag, ocasión en la cual Figueres, además de presentar su amplia visión sobre la situación ambiental de Chile y el mundo, destacando su preocupación por la fuerte baja hídrica de nuestro país, expuso también sobre la Misión 2020, una iniciativa que busca asegurar que el mundo doble la curva de emisiones de gases de efecto invernadero para ese año para obtener así un desarrollo libre de emisiones para el 2050.

Justamente es en el contexto de la reducción de emisiones donde se destacó al sector ERNC como un factor clave para la mitigación del Cambio Climático. En la ocasión, Christiana Figueres señaló al respecto que “las ERNC son el sector por excelencia para el combate contra el calentamiento global, porque para lograr nuestros objetivos es necesario desplazar el carbón por completo y, progresivamente, también el resto de los combustibles fósiles”.

“El reloj sigue corriendo y cada año será más difícil detener el Cambio Climático, por eso las acciones se requieren para hoy, no para los próximos años. De la misma manera, destaco lo señalado por Christiana: la mejor forma de abordar esto son las energías renovables. También resalto su preocupación por el cuidado del agua, otro recurso donde las ERNC tienen una gran importancia a través del uso del agua de mar”, agregó Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA.

Por su parte, José Ignacio Escobar, Presidente de ACERA, señaló tras la actividad que “es realmente un honor para nosotros compartir con Christiana, quien, además de ser una de las personas con mayor conocimiento sobre el calentamiento global, es muy sencilla y abierta a compartir sus conocimientos. Es muy importante para nosotros contar con la experiencia y visión de una experta a este nivel, especialmente para Chile, un país con una alta vulnerabilidad al Cambio Climático”.

Si bien el Acuerdo de París es transversal para las naciones participantes, los compromisos de cada país son individuales y se realizan a través de los NDC’s (Contribuciones Nacionalmente Determinadas). En el caso de Chile, el país se comprometió a reducir sus emisiones de CO2 por unidad de PIB en un 30% para el año 2030, respecto al nivel alcanzado en 2007.

Adicionalmente, están los planes sectoriales de mitigación y adaptación, donde destaca en Chile la Política Energética de Largo Plazo 2050, en la cual se establece que al año 2050 la matriz energética nacional debe estar compuesta a lo menos por un 70% de energías renovables. Es acá donde el potencial de energías primarias de Chile vuelve a tomar una especial relevancia.

Las ERNC no solo son más baratas y competitivas, sino que son amigables con el medio ambiente y un factor a la mano para mitigar el Cambio Climático, además de apoyar el cumplimiento de los compromisos ambientales de Chile.

About The Author

Related posts